jueves, 14 de junio de 2012

VitaCora (3): ...por la esperanza.

Debes soñar y no soñar. Debes vivir y vivir, pero vivir.

El ilógico y desesperado despertar, es igual, al acechante y sordo dormir.
Se igualan por la velocidad de sus fugas, se disienten inexorables por su himno secreto.

El sentido es confuso si lo miras desde el retrovisor, durante la caída.
Estoy cayendo y tocando todas las cimas.

El sentido de una vida que transcurre a ciegas, no vale ni sus ruinas.

Debes despertar y no despertar.  

Debes vivir y vivir, pero no quedarte en esa vida.
Ni en la vida que viene.
Piensa en lo infinito por la fracción venidera.
Todo tiene un límite que magnifica tus heridas y tus penas.

Debes mantenerte en la vigilia aunque suponga más heridas y más penas.

Los momentos felices no han pasado.
Si tienes buena fortuna continúan. 
Si tienes buena suerte te esperan.
Te esperan dulces los labios que conocerás.
Te esperan amargas las lágrimas que ya traes en la mirada.

Pero qué importa. Todos hemos de morir por la esperanza.


Enrique López T.