lunes, 30 de agosto de 2010

Nómina (1): Arctos


  • Quisiera tener un oso.
  • Y no tener que pedirle a nadie que lo cuide.
  • Los osos en general no llevan tilde y eso a la larga, conviene.
  • Amo ésta ciudad monstruosa con pocos osos y sin nieve.
  • Valoro y me duele que la ciudad ya no espere mi retorno.
  • Y si no vuelvo jamás, ojalá pueda quedarme.

    ELT

    domingo, 29 de agosto de 2010

    VitaCora (1): Centenario


    • Lunes: Un amigo me invita a Monterrey a dar una plática a sus alumnos sobre filosofía. 
    • Miércoles: No pude negarme, si algo me gusta en este mundo es torturar a mi prójimo con tonterías.
    • Viernes: La charla amena, divertida, furibunda, provechosa... 
    • Sábado: Mediodía, recibo una botella de tequila centenario. El paquete no tenía remitente, ni destinatario. Simplemente la dejaron en mi puerta de hotel como un bebé abandonado, recién nacido de 100 años.
    • El tiempo te traerá emociones, cosas, posibilidades, imposibles, personas, recuerdos, imágenes... porque así es el tiempo, te da lo que necesites para destruirte.

    ELT

      viernes, 27 de agosto de 2010

      Falsafa

      Al-(F)Arabi,
      segundo pero primer maestro,
      entre la ruptura aristotélica y el nuevo nudo platónico,
      gran místico.

      Claman su deuda:
      • Platón: fundador, que vivió tal como pensó que era la vida, inextensa y equívoca.
      • Aristóteles: padre de la medianía y de lo voluntario, que se oiga su mirada, su eco y su quebradura.
      • Ibn Sina: el curador de la inteligencia, vigor del levante incapaz de gobernar los finales como si importara.
      • Ibn Rushd: natura autónoma, comentarista puesto a doble peso en lomos de una mula, y aún camina puesto que no existe la nada.
      • Rabino Moses: perplejidad racional y orgullo, a caballo blanco entre Jerusalén y Atenas para entender lo que no es posible no entender.
      • Feuberbach: ajeno a sí mismo y en Vallejo platicando con lo que de Liceo tenía, en secreto y en sordera al hombro.
      • Agreguen al más amable y equidistante de los hijos de Mercurio, pero en secreto, para que todos interpreten y dialoguen con sus muchas sombras, que es una, y la misma...

      Enrique López T.

      miércoles, 25 de agosto de 2010

      Petirrojo (2)

      Detalles.

      Ahondando: no siento la herida. 
      Quizá una venidera y bondadosa cicatriz.

      Ahondando: no siento la vida.  
      Quizá un sueño en el que no te perdí.

      Ahondando: no siento la muerte. 
      Quizá una leve esperanza, para vivir.


        Enrique López  T.

      martes, 24 de agosto de 2010

      Petirrojo (1)

      Nieve
       (2/4N)
      Oí como se perdía un petirrojo
      en mitad de la tormenta.

      Tormenta de nieve por supuesto,
      claro que conozco el miedo
      y su sordera.
      Y sé lo que es el amor: 
      Tres gotas de sangre,
      avivando el invierno.
      Y entre tu sonrisa:
      soñar que la nieve ardía...
      Anoche tuve un sueño:
      soñé que me querías.


      Enrique López T.

      lunes, 23 de agosto de 2010

      Tirando piedras (1): Bonito color.

      1.- Extraño al Yellow Kid. Sus aventuras en los ghettos de NY eran divertidas y algo tristes. Extraño sus camisetotas o su uniforme de locura.

      2.- O quizá todo lo veo triste, como aquella mujer que llora cada vez que se planta frente al puesto de periódicos. Rehúso a pertenecer a esa especie de seres sentimentales, y francamente aunque sea un superpoder, demasiada conciencia estorba.

      3.- Por eso Jerry y Joe (Siegel y Shuster) la incluyeron en la lista de supercapacidades (dirían hoy) de su hijo, que como un auténtico josealfredo tenía su pecho de acero. ¡Vaya engaño! Pudiendo ser un buen tirano, aún desperdicia sus talentos.

      4.- Irónicamente (o no) su otro yo, era periodista, es decir, un representante del poder que busca luchar por la hegemonía absoluta. Lo imagino con sus lentecitos cubriendo toda clase de escándalos.

      5.- Recuerdo que en 1897 William Randolph desató una cámara húngara al comprar al niño amarillo para que apareciera en su journal, tal escándalo se levantó que se acuñó ese bonito término: amarillismo.

      6.- Término que en México será glorioso. Siempre tendremos esa capacidad de reducir los grandes temas a un pleito entre comadres. Y si esto no es triste, maldita sea... ya saben.

      Enrique López T.

      domingo, 22 de agosto de 2010

      Enfleurage

      Enfleurage
      2N/4N

      Hay aromas en extremo secretos,
      sutiles,

      aromas que llevan la carga de un suspiro,
      el aleteo de un silencio,
      el color de un jabón rezando,

      quizá la esperanza de un misterio,
      o el ritmo de un aguacero
      en Manila;

      pero sobre todo hay aromas
      que contienen la memoria viva

      del cabello suelto...
      mojado

      de una mujer hermosa
      abriéndose al día.



      Enrique López T.

      miércoles, 18 de agosto de 2010

      Una larga pausa

      Una larga pausa de 15 segundos
      para ver tu vida
      y reelaborarla
      al ritmo doliente de tus derrotas.

      Después salta al vacío...
      (te juro que no se abrirá el paracaídas).


      Enrique López T.


      martes, 17 de agosto de 2010

      Cine: Imprescindibles, sí... de Monsiváis, no.

      Eso digo yo: Imprescindibles, sí... "de Monsiváis", no.

      Cuando cobré conciencia de Carlos Monsiváis pensé que era un personaje, la ridiculización del intelectual sin ideas pero con muy buena memoria que explota, para citar lo más abigarrado de la cultura popular y "elevarlo" a las cúpulas de lo falsamente exquisito, cometiendo una doble traición. Debo reconocer que a veces me divertía, me creí la broma. Hasta que supe que era, de verdad, un "intelectual"...

      Por muchos años tuvo secuestrada la cultura de éste país, y llegó a conformar una mafia. Con honrosas excepciones, muchos más de los que yo hubiera querido, muchos de los escritores o digamos en general intelectuales de éste país, querían o le debían un favor, otros le temían y no en vano, pues metía su cuchara en todo y tenía un poder que ejercía perniciosamente. No me alegró su muerte. Pero supuse que su reinado había terminado.

      Pues no, Monsiváis es peor que Fidel Velásquez y sigue. La Cineteca Nacional y el Auditorio Nacional han organizado el ciclo Las imprescindibles de Monsiváis, sí así tal cual... "de Monsiváis" conformado por 12 títulos clásicos del cine nacional que incluyen:
      5 películas de Emilio "El indio" Fernández: Las abandonadas, Enamorada, Pueblerina, Salón México y Víctimas del pecado; 2 de Fernando de Fuentes: El compadre Mendoza y Vámonos con Pancho Villa; 2 de Don Alex Galindo: Campeón sin corona y Esquina bajan...; 1 de Gilberto Martínez Solares: El rey del barrio; 1 de Don Ismael Rodríguez, Nosotros los pobres; y de Alberto Gout: Aventurera.

      Son eso, películas clá-si-cas. A qué fregados viene eso de "de Monsiváis". Garantizo que están en la lista de miles, millones de cinéfilos, famosos y desconocidos, estudiosos y simple entusiastas y gozosos del cine, personas de a pie como yo, o usted. Dijéramos son películas que nadie ha visto, que nadie ha valorado, que constituyen un riesgo o una apuesta original, pues tal vez así sí, pero ni eso! no hay forma.

      Que porque el santo señor escribió de ellas... habría que comprobar si las vio de verdad, o sólo era una apropiación más. Monsiváis hablaba de puras oídas y oía de puras habladas, y no lo digo yo sino uno de sus amigos, Fabrizio Mejía Madrid al que alguna vez llamó para preguntarle quién era Hugo Sánchez éste le dio algunas nociones y después "Monsi" apareció en TV (su auténtico medio) dando una cátedra, hablando como si en verdad supiera, esa era su "virtud".

      Tampoco creo que "nos enseñó a apreciar el cine de otra manera" quienes leyeron Las leyes del querer, lo sabrán: lugares comunes, inconexiones, ningún planteamiento original, sólo un regodeo fácil de anécdotas y trozos de canciones por la filmografía y trabajo de Pedro Infante. Triste homenaje.


      Lo que sí me da gusto es que éstas películas se exhiban, para aquellos que no las han visto nunca o en pantalla grande, es una oportunidad de oro (por ejemplo, para ver el enfrentamiento final de Pueblerina en una gran pantalla creo que no son suficientes un par de ojos). Pero también ahí, está el peligro para los que apenas arriban a este gozo: no se vayan con la finta de que tienen algo que ver con "Monsi". Por favor no lo hagan, el mérito es de las personas que hicieron las películas: grandiosos directores, actores, guionistas, sonidistas, músicos, técnicos y toda la gente de cine...


      Espero que hagan otros ciclos de Las imprescindibles de... gente de verdad pensante, inteligente, conocedora, apasionada, original, arriesgada... nombres sobran, desde críticos verdaderos como Gustavo García, cineastas como Felipe Casalz, hasta leyendas como Rafael Inclán. Es más pido un ciclo que incluya las favoritas de "El Caballo" Rojas, Zayas, Polo Polo y todo esa clase de pro-hombres, eso sí sería un hallazgo, y una apuesta fuerte, y auténtica.

      Eso digo yo.

      Enrique López T.

      lunes, 16 de agosto de 2010

      Cómo aprenden los caballos (I.1)

      Desbocarse (1)

      1.- El trabajo con el corazón desnudo enseña al caballo a reflexionar sobre lo que de verdad importa, un caballo que ha pasado al menos una hora comprendiendo es más fácil de detener frente a los abismos que siembra la nada a nuestro paso.

      2.- Enseñe al caballo a crecerse ante la presión, en lugar de agachar la cabeza o huir; en este mundo sinuoso de por sí, siempre habrá animales de dos o cuatro patas que quieran hacerte dudar de lo que piensas, sobre todo si tienes una convicción. No desbocar la convicción es lo importante.

      3.- Debe revisarse que el caballo no presente señales de dolor. El dolor es una puerta hacia lo terrible, y no importa que constituya una puerta, sino que no te detendrá a la hora de caer por más cerrada que se encuentre.



      Enrique López T.

      Foto: "Two wild horses running over the hill" (cc) Horia Varlan

      sábado, 14 de agosto de 2010

      Identidad (ii)

      [No] Soy (2)


      Sobre la mesa desnuda de pretensiones huecas
      un mendrugo de hambre me observa:

      yo soy su alimento,
      me cocino en deseos y promesas
      de una fe exquisita,


      y duermo sobre el plato de la ignorancia
      aderezado con algunas certezas
      que los insatisfechos creen
      que son mis dogmas


      cuando en verdad son mis pesadillas.


      Agradecería que el mendrugo de hambre
      me consumiera
      con un vino flojo
      o con agua fresca...





      Enrique López T.


      Foto: Meal for one (cc) Admond

      jueves, 12 de agosto de 2010

      Identidad (i)

      Soy (1)


      No soy sólo palabras que trafico como
      bestias débiles y magníficas...


      igual que los poetas del mercado
      o los filósofos de la plaza,
      que venden metáforas de a pie
      y verdades de a libra...
      (perdonen la osadía
      y la inmodestia)


      -no!-


      también soy actos que se pudren,
      malos entendidos,
      egoísmo al cobre,
      acciones que se disuelven
      en una perspectiva doliente del mundo,
      soy tan poco y me entretengo
      con pensar en lo eterno.
      Pido que me maldigan
      hasta el final de los tiempos.





      Enrique López T.


      Foto: “El cuerpo de Abel, hallado por Adán y Eva” de William Blake (detalle de Caín) (cc) Tate Gallery, London

      martes, 10 de agosto de 2010

      Socrática (i)

      Sócrates por la banda.

      El hombre que lleva el corazón herido,
      por principios,
      debe morir,
      es la ley humanitaria de los fuertes.

      Sobre el mejor de los hombres han comentado
      que era el peor de los seres humanos...

      ¿Y yo qué sé?
      No conozco más que la impiedad de los santos
      y lo sucio de mi propia sangre.


      Enrique López T.

      Foto: A Workman's death (cc) Aaron Escobar

      domingo, 8 de agosto de 2010

      Hypnos (ii)

      Sueño (2)
      4e

      Un poco más de caída para mi alma...
      por favor.

      Ya estaba la tormenta sobre el naranjo
      cuando empezó a incendiar al noche.

      -Por ahí se va al infierno.
      - Lo sé...
      (No me resistí lo suficiente
      y escogí la vía sin retorno).

      Te vi desde el porvenir con tus pequeñas palabras
      y tus ojos claros de no-ver,

      y tus grandes bibliotecas vacías

      sólo para que los ángeles
      empezaron a murmurar
      y a romper
      estatuas sumerias.

      Quería ser fuerte y descorazonado.
      Quería ser todos los días.
      Pero la muerte me buscaba
      donde nunca había estado.
      Ahora caen dioses antiguos
      desde pedestales nuevos.

      Ahora toda es una inconexión
      de memorias y de sueños.


      Enrique López T.

      Foto: Towerdante (cc) BjørnGiesenBauer

      viernes, 6 de agosto de 2010

      Hypnos (i)

      Sueño (1).
      4N
      Empotro mis ansiedades y ya es lunes,
      su alto contraste me hiere tan fácil
      como en las lejanas mañanas de mi infancia
      atrapado por redobles de tambores...

      la cartografía del tiempo entre cenizas,
      también duele y despabila nervios,
      donde sólo hay terminales ociosas,

      y podridos abriles

      que más valdría estar dormido
      o en otro continente.

      Por fin las bestias arcaicas llegaron tarde,
      adelantándose a su vuelo en Oceanic,
      y ni siquiera traen respuestas definitivas,
      dicen que yo debo traducir
      pero no hace falta, desde hace tanto sé
      que lo me cuesta tanto es
      no quedarme en ti.


      Enrique López T.

      miércoles, 4 de agosto de 2010

      Fin (i)

      Haciéndose y deshaciéndose,
      tengo la arena lista en el corazón:
      siempre hablo del corazón
      por temor a que se ofenda y se marche,

      dejándome todas las cuentas por pagar,
      deudas que él ha adquirido,
      no yo.

      Así que antes de que caiga sobre mi espalda
      con rabia o indiferencia,
      con pobreza sobre todo,

      me apresuro a hablar de él en cuarta persona,

      como de un desconocido que pierde su reloj
      en esta esquina de aletas y derrames,

      o como de un enemigo al que le son dadas las gracias
      por no dejarse morir en al puerta de una cantina,
      o en una expedición tiburonera.

      Es cierto, no sirve con andar con los ojos cerrados,
      pero quizá encuentres la orilla del mundo y caigas,

      frecuentemente
      atravesamos nuestro fin del mundo,
      sin darnos cuenta.




      Enrique López T.

      Foto: "END" (cc) spike

      domingo, 1 de agosto de 2010

      Triste, triste domingo

      Literatura: Triste Domingo de Ricardo Garibay (fragmento).

      Estoy releyendo esta portentosa obra, quiero compartir una pepita de oro de aquel hombre de letras y golpes, que se dedico a buscar el texto perfecto. Y éste fragmento también es un consuelo para mi corazón, que piensa en ella a todas horas:
      Era domingo. Un sol amarillo viejo. Un viento frío. El cielo muy alto y azul. Las calles desiertas. Manejaba muy despacio, viéndolo todo.
      En el departamento sonaba el silencio. Ella corrió las cortinas. Respiraba hondamente, en paz. Vio el balcón navegante. La ramazón.
      Triste Domingo, Ricardo Garibay, Joaquín Mortiz, México, 1993.